Locución (review)

y next steps

TL;DR:

Si tienes algún interés hacia el voz acting, usa cualquier recurso disponible como excusa y motivador para estudiar. Una vez en ello no esperes un proceso distinto al desarrollo de cualquier arte, es decir: parece ser que hay gente con talento natural, pero todos los demás deben currárselo.

Búsqueda:

La típica historia de “tienes voz de locutor, deberías dedicarte a algo por ahí”, es algo que se debe escuchar con frecuencia, que se agradece (a la vez de producir un ansioso “ja, ja”) al tener real interés y haber crecido intrigado sobre los “voice actors”.

Varias veces uno topa con videos de Mel Blanc (!), te pillas intentado imitar la voz de Félix Rodríguez de la Fuente en alguna broma, pones alguna serie con los comentarios de los actores encima o ves alguno de los paneles de ComicCon. Pero mas allá de pensar “que gente marciana” (como la cantante de ópera del quinto elemento) uno fácilmente descarta la idea de involucrarse.

En mi caso, la cotidianidad de los dibujos animados, jugar y, ahora, contar cuentos a mi hija, terminaron por erosionar la idea de poder evitar estudiar más sobre la voz como instrumento.

He dedicado una buena parte del último año a buscar el lugar donde hacerlo en mi idioma nativo con un compromiso entre profundidad e intensidad. Finalmente, durante la primera parte de agosto del 2019, he tenido la posibilidad recibir un curso particular (INTENSIVO y moldeado a mi ignorante interés) en la escuela de Luisa Ezquerra.

Encuentros:

Interpretación, Velilla Valbuena. Conectados, extremadamente sensible, humana y con toda la generosidad de aquellas personas seguras, que desean ver a otros surgir. La técnica es difícil de evaluar, pero viendo su trabajo y leyendo la literatura recomendada estoy convencido que no podría haber caído en mejores manos.

Doblaje, Jessie Martínez. El mismo profesor que había visto anteriormente, cuando me colé cómo oyente en una de sus (quality) clases. Muy afortunado de tenerlo enfocado exclusivamente en esta búsqueda personal y me llevo bajo el brazo un buen arsenal de técnicas. (nuevos alumnos: bajo ninguna circunstancia subestiméis su capacidad de exigencia).

Registros, Miguel Ángel Perez Carrión. Él me obsequió algo profundo, el hecho de “poder ser uno” (evitar la pose), susurrar y poder trabajar naturalmente. Ya sea que estés intentando imitar la voz de Woody Allen o de loco intentando llegar a Hades, la idea de naturalidad es invaluable, algo que atesoro en este momento.

Sorpresas:

Mejoras:

Next steps:

Extra gracias a Carlos, con su talento como técnico de sonido, locutor, cantante y habilidad para trabajar en equipo. Alba, por su constancia (y paciencia esperando mientras copiaba) y a aquellos envueltos tras bambalinas cuadrando este curso en el desértico agosto de Madrid.

*****
Written by Cristian Díaz on 25 August 2019